miércoles, 4 de octubre de 2006

EL ANTIGUO MUSEO DE CIENCIAS NATURALES DE JUAN DE VILLANUEVA

Que no es otro que el Museo del Prado. Aqui tenéis una cúpula por cuyo centro se cuela la luz. Antes, imagino, iluminaría fósiles y rocas. Ahora, las pinturas de Velázquez y Murillo, entre otros. Y mientras tanto, la construcción no para de crecer y variar.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es que la construcción es como la vida misma: nace, evoluciona y muere...unas veces a mejor y otras a peor ¿en que caso nos encontramos?

Paco dijo...

ahhhhhhhhhhhhhh